El queso panela obedece a uno de los quesos más frescos y de menor contenido en grasa,  siendo elaborado a base de  leche de vaca, pasteurizada característica por su textura suave, firme y húmeda a la vez, que además de constituirle en un alimento muy saludable, le convierte en un aperitivo delicioso al paladar, propio para servirse a la hora del desayuno, especialmente por las propiedades nutritivas contenidas en cada ración.

Este un queso que no puede faltar en tu cocina por sus bondades que no escapan a la de un ingrediente base para la preparación de numerosas recetas, con las cuales agradar a todos los integrantes de tu familia durante el día. ¿Ahora preguntan que si engorda o no? Pues bien, podríamos decir con certeza que no es dañino al organismo, mucho menos generando peso de más, siendo importante resaltar que si es consumido en grandes cantidades podría desencadenar problemas de sobrepeso, debido a sus componentes en grasa y sal que además podría resultar a largo plazo en enfermedades de tipo cardiacas de gran complejidad.

De ahí que la idea es saber llevar una dieta equilibrada en la que el queso no exceptúe las cantidades adecuadas, no siendo excluido en ningún momento por la importancia que representa para la salud y el adecuado funcionamiento del organismo, en tanto que todos los tipos de queso aportan un gran valor nutritivo en nuestra dieta diaria, sin duda una fuente importante de nutrientes entre los que se incluyen vitaminas (A, D, B12 y B2,) que contribuyen a proteger el cuerpo de infecciones, mejorando el sistema nerviosos y cardiovascular, además de ser un alimento rico en fósforo, calcio, que ayudan a proteger los huesos, manteniéndote siempre fuerte.

Se recomienda en lo posible por ser el queso panela rico en sal, consumirle light, más aún si tu estado de salud no te permite ingerir lácteos, el caso de ser pacientes de enfermedades relacionadas con el corazón, hipertensión o  diabetes.