En medio de una alimentación saludable, la cena ligera hace parte esencial, quizá como la clave para no excederse en peso, siendo está la última comida del día que por ser ingerida en horas en las que el metabolismo termina su labor, puede significar un punto en exceso en la alimentación diaria para las personas, de ahí que se recomienda  hacer de este plato uno más pequeño en cantidad de nutrientes y lo mayormente posible liviano, adecuado a las fuerzas del organismo que como se mencionó anteriormente para dichas horas disminuye notablemente y por tanto demora más tiempo en digerir, significando en consecuencia una subida de peso eminente.

Una cena saludable es aquella comida que en horas de la tarde afecta positivamente el descanso en medio de una nutrición  y una digestión equilibrada, esencial para terminar las labores de día, tras un nuevo inicio de tareas que el cotidiano vivir trae consigo. Aprende mediante las siguientes recomendaciones a comer correctamente en las horas de la cena, no dejes pasar estos consejos que con seguridad le harán mucho bien a tu cuerpo y tu mente.

  • La cena al igual que el desayuno y el almuerzo se torna de una importancia gradual para el bienestar de las personas, sin embargo con relación a las comidas ingeridas en el día, no data de tanto significado en términos de energía y nutrición, en tanto que en la noche es el tiempo que el organismo en menor medida le requiere por encontrarse en la mayoría de los casos en reposo, de ahí que la primera recomendación refiere a una cena ligera y liviana.
  • Las horas en las que se sirve la cena deberán comprender un tiempo oportuno siendo entre las 5 y 6 de la tarde las horas más recomendadas para consumirle, lo que deja un lapso prudencial para que el organismo digiera y repose antes de dormir.
  • Informarse acerca de los componentes de una cena saludable se convierte en el tercer tip de una cena ideal, de ahí que te invitamos a conocer que debe contener una cena equilibrada.

Contenido de una cena saludable.

Vegetales: los vegetales nunca deberán de faltar en tus comidas, especialmente en la cena, los cuales se recomienda en lo posible comerlas cocidas.

Proteína: no olvides incluir un parte no muy gruesa de proteína baja en grasa como por ejemplo huevos, pescado, pechuga de pollo, legumbres, queso, lácteos como leche, yogurt, frutos secos.

Cereal: de manera prudencial y como alimento opcional opta en la cena por servir una porción de cereal como pan integral, arroz, pasta, plátano, papa.

Grasas saludables: en medio de las grasas saludables muy necesarias para el organismo encontramos lo que son los aceites vegetales, aguacate y frutos secos como el maní.

 

Compartir